Lo que quedó detrás. 10

1

Capítulo 10

-¿Por qué no? -preguntó Alex, mientras limpiaba la máquina de hacer pochoclos de cualquier grano que se hubiera convertido en un punto negro o que no se hubieran abierto para nada, antes de volver a llenarlo con nuevos granos.

El compañero a la cual le hablaba, preparando nuevas columnas de contenedores de cartón justo a su lado, suspiró, como si prefiriera no tener que responder. Pero Alex en verdad no entendía. Le acababa de preguntar que adónde iban a tener la siguiente salida con todo el grupo ese fin de semana, sólo para que ella le dijera que en realidad no iban a tener ninguno. Él no había visto nada sobre ninguna cancelación en el grupo de whatsapp. Lo último había sido el supervisor encargándolos a ellos dos precisamente para esa tarea antes de que abrieran las puertas del cine.

Sigue leyendo

Sin categoría

Lo que quedó detrás. 9

1

Capítulo 9

Al día siguiente del encuentro con aquel hombre agresivo tenía una migraña insoportable, un cubre almohadas arruinado y un dolor intenso tras la oreja que lo forzó a ir a una clínica para que al final le hicieran unos puntos, ya que el golpe había sido técnicamente accidental en lugar de una activa decisión por su parte. Al salir de su departamento buscó de forma inconsciente alguna señal del hombre al pasar por el lugar adonde había visto a Anna otra vez, después de tanto tiempo, pero el lugar estaba tan limpio como cualquier otro lugar en toda la cuadra. En el rincón adonde él solía reunirse con sus amigos para decirle asquerosidades a las mujeres, o quien percibían fueran mujeres, estaba compuesto sólo de los dos que todavía daban rienda suelta a sus bocas pero probablemente no se atreverían a más como el otro. O al menos eso les convenía.

  Sigue leyendo

Lo que quedó detrás. 8

1

Capítulo 8

Quién podría haber imaginado que el cielo tenía un techo que necesitaba ser repintado, fue el estúpido pensamiento que se le ocurrió cuando recuperó la consciencia. Pero de inmediato supo que ese no podía ser el cielo porque era su techo el que necesitaba repintarse. Se movió lentamente, dándose cuenta de las aguas teñidas de rojo que lo rodeaban en la bañera y su brazo extendido a su costado, encontrando… absolutamente nada. Su vieja cicatriz de su primer intento continuaba ahí y esa era la única marca que había, lo cual no tenía el menor sentido. Él estaba seguro de haber presionado. Recordaba con toda claridad el dolor inicial y luego el alivio cuando la sangre empezó a correr, e incluso si se pusiera a dudar de su propia memoria, tenía la prueba de que alguien había sangrado alrededor. No estaba ni siquiera cerca del momento horrible del mes, así que esa explicación estaba descartada. Incluso todavía agarrada en su mano derecha la trincheta y su hoja afilada también estaba manchada. ¿Estaba soñando acaso? ¿Era una pesadilla?

Sigue leyendo

Lo que quedó detrás. 7 (Advertencia: suicidio)

0

Su mamá y él se llevaban bien. Si saber mantener la boca cerrada el 90% del tiempo a su alrededor, a menos que fuera para hablar sólo de las cosas que ella quería y jamás mencionar cosas que ella no entendería se definía por llevarse bien al menos. Ella no había sido el tipo de negarlo abiertamente como había hecho el padre de Adrián cuando él se presentó como lo que era, ni tampoco de tratarlo en el sentido más puramente práctico como la mamá de Nacho, mucho menos la aceptación cálida y educada de los padres de Vale. Su reacción cuando él le dijo cómo prefería que lo llamara fue decirle acerca de todo el tiempo que le había tomado decidir su nombre verdadero y lo bonito que era, a pesar de que ya le había dicho antes que la única razón por a que se lo había puesto era porque una vecina suya tenía una gata llamada así y se le quedó el gusto en el cerebro desde entonces.

Sigue leyendo

Lo que quedó detrás. 6

1

Capítulo 6

El camino hacia adonde fuera que lo estuvieran llevando era más largo de lo que estaba acostumbrado, aunque qué tanto era algo sobre lo que no tenía idea. En cierto punto percibió el cambio de gravedad que indicaba estaban en una especie de ascensor y la súbita noción de que ese lugar podría ser mucho más grande e intrincado de lo que se había imaginado le hizo sentir algo más mareado cuando volvieron a ponerse en movimiento. Si había un piso inferior entonces bien podía haber pisos superiores al que estaba antes, ¿pero cuántos? ¿Y adónde terminaba todo eso? La enormidad de su propia ignorancia le resultó tan abrumadora que estaba mareado cuando finalmente le detuvieron la silla. Le quitaron los auriculares, la venda y mientras continuaban de igual modo con sus muñecas, Alex necesitó un par de segundos para volver a acostumbrar sus ojos a la luz, tratando de descifrar dónde estaba. Parecía un salón comedero que podría haberse encontrado en un hospital, con baldosas azules en el suelo, un techo blanco y las paredes de un color de celeste claro casi imperceptible. Una línea de barras metálicas estaba instalada paralelo a mostradores con diferentes alimentos, un par de hornos, una máquina de hacer café y otras utilidades para servir las tres comidas del día había en sus correspondientes estantes.

Sigue leyendo

Lo que quedó detrás. 5

1

Un día Alex se levantó sintiéndose como si le hubieran dado una larga paliza la noche anterior, pero había sido una de esas raras ocasiones en las que pudo pasar el tiempo en paz paseando de un largo a otro en el pequeño espacio del que disponía para mantenerse algo activo y contemplando el techo imaginando que podía ver un cielo claro cuando hasta eso le aburría demasiado. A veces creía que uno de los peores aspectos en ese lugar era precisamente el aburrimiento, el dejarlo cocerse por demasiado tiempo en pensamientos infortunados que no quería tener en su cabeza.

Sigue leyendo
Sin categoría

Lo que quedó detrás. 4 (Nanowrimo 2020)

0

Advertencia: vómito inducido.

Hacía tres días que no había vuelto a ver la luz del sol desde que esa mujer los capturara en el granero, pero no tenía forma de saberlo desde donde estaba. Una habitación pequeña que no permitía más de veinte pasos cortos de un lado y del otro si se hubiera molestado en contarlos, con un espacio mínimo entre lo que era el pequeño espacio para su inodoro y una cama con un colchón y sábanas blancas que eran su único refugio contra la cámara en el rincón que seguía cada uno de sus movimientos, el sonido mecánico anunciando su seguimiento como la cabeza de un eficiente androide.

Sigue leyendo

Lo que quedó detrás (Nanowrimo 2020)

1

Resumen: Los diarios pintaron todo el incidente como un espectáculo. “La última superviviente de una masacre ocurrida en edificio envuelto en llamas” era el tema de interés para todos los medios. Ninguno de ellos le preguntó a la estrella qué creía al respecto, y esta tampoco pudo corregirles mientras lidiaba con el responsable de todo que seguía con vida.

Capítulo 1


Sigue leyendo

Los juegos de Gaster. 3

0

Tercera parte

Gaster tomó una profunda bocanada de aire y se irguió. La magia azul de sus creaciones nunca podría afectarlo más allá de unos segundos. Pero ni bien consiguió levantar la cabeza, Sans volvió a atacarlo del mismo modo y su cráneo resonó contra su escritorio.

-No vas a ir a ningún lado hasta que me digas qué le hiciste a mi hermano.

Gaster resopló con irritación. La gracia de haberse saltado el desayuno en casa era poder evitarse cualquier recordatorio de lo que había pasado anoche. No le gustaba la sensación que tenía en su alma al pensar en ello. Quería creer que era la mera amargura por haber fracasado en obtener resultados satisfactorios, pero incluso él sabía esa era una débil excusa. Conocía las sensaciones que le provocaban tales ocasiones y ese retortijón en su estómago psicológico era del todo nuevo. Sería una novedad fascinante si no le pusiera tan incómodo. Sigue leyendo

Par de micros

0

Escribí esto para una convocatoria de tema libre.

Esa es literalmente toda la razón. Hace tiempo que no hacía estas cosas, la verdad. Ya tocaba.

Romántico incorpóreo 

El fantasma veía al creador de maniquíes trabajar. Desde que perdiera su cuerpo, apreciaba con un especial agradecimiento los pequeños milagros como el sincero amor desperdigado en cada una de esas creaciones. En vida hubiera dado lo que fuera porque alguien le dedicara siquiera un poco de esa dedicación incondicional, por contar con esa devoción. Se la retribuiría y se alimentarían mutuamente. Sigue leyendo

Los juegos de Gaster. 2

0

Knife play + exhibitionism

 

Segunda parte

 

No era algo que debiera decir, pero a veces Gaster se preguntaba de dónde había salido Papyrus. No era debido a una cuestión de desconocer de dónde venían sus huesos, la esencia de su magia, incluso alguno de sus rasgos faciales. Todos esos detalles los conocía, los había diseñado de ese modo y los conocía a la perfección. Eran las cosas que no se podían medir o ver con la misma facilidad lo que le desconcertaba. Sigue leyendo

La miseria ama la compañía

0

Fandom: Undertale

Resumen: La vida no iba bien para Asgore, pero al menos podía contar con alguien en medio de todo.

Rating: Todo público.

Advertencia: Muerte, Asgore tiene PTSD por matar a los humanos.

Las responsabilidades de un rey eran muchas. Su familia se había encargado de inculcárselo mientras era un niño corriendo en los campos de flores en la superficie. El cuidar del reino, el mantener la esperanza de todos bajo tierra, tener una reina, asegurar un heredero… y él había fallado en cada aspecto posible. Sigue leyendo