Más Mini-Siricos.

Y aquí vengo,  con más frasesitas  de la pareja  más genialosa del mundo Sirico.

Fandom: Harry Potter.

Personajes: Sirius B./Draco M.

Raiting: Digamos que para mayores de 16.

Advertencias: Cantidades inauditas de crack.

Teléfono

Ninguno de los dos estaba familiarizado con aquel aparato alargado (instalado en su casa por insistencia de un entusiástico Harry para comunicarse con su padrino, no obstante las palabras de Draco acerca de que las chimeneas tenían el mismo uso), así que nadie se sorprendió mucho cuando Draco dejó aturdido a Harry a través de los gritos que dio en respuesta a su pedido de hablar con Sirius, el cual no estaba presente; incidente que, dicho sea de paso, no lamentó bastante.

Debilidad

Recurriendo sólo a un beso o a una caricia oportuna, Sirius aprendió rápidamente cuáles puntos tocar para derrumbar al estoico Draco Malfoy y hacerlo confesar si se había deshecho de sus postres.

Velocidad

Luego de que su padre fuera condenado al beso del dementor, a Draco no le tomó mucho tiempo dejar de asombrarse por la velocidad con la que desaparecía el whisky de fuego de la copa en su mano.

Devoción

En el valle de Godric, cada Hallowen, mientras los niños paseaban alegres con sus vistosos disfraces, un perro negro, más grande de lo usual, visitaba el cementerio para depositar un hermoso y bien cuidado, ramo de flores en la tumba de los Potter; en una ocasión, acompañado de un hombre rubio que parecía dispuesto a asesinar a cualquiera que interrumpiera el camino del devoto animal.

Infierno

Tapándose los oídos y gruñendo entre dientes, Draco maldice el día en que Sirius se aficionó a la infernal música rock.

Hogar

No, Draco no estaba seguro de lo que había formado cuando fue a vivir con Sirius; sólo que ahí es donde quería estar.

Confusión

Sirius no comprendía porqué cada vez que miraba esa expresión arrogante no le daba un golpe; qué le impedía maldecirlo por sus comentarios despectivos y altaneros o de dónde nacía su necesidad de dejarle sin aliento usando sus labios y hacer de su completo dominio cada rincón de su cuerpo.

Sol

Sirius apenas si logró reprimir una carcajada, cuando vio al señor “eres un desastre, Black”, completamente quemado por haberse quedado dormido bajo el sol.

Manos

En una ocasión, hallándose especialmente aburrido, Draco decidió darle una mano a Kreacher en la cocina para matar el rato; y esa tarde, cuando Sirius volvió a casa, los encontró a ambos tratando de controlar las voraces llamas que salían del recinto.

Miedo

De entre todas las cosas que Sirius pudo haber imaginado que el boggart (encerrado en el armario de su madre durante años) se convertiría en presencia de Draco; nunca se le ocurrió que se vería a sí mismo, muerto sobre la alfombra.

Gusto

A Sirius no le costó ningún esfuerzo admitir que le gustaban los hombres (a su opinión, había sido una excelente manera de joder a la señora que desde los catorce años le exhortó a buscarse chicas de “aceptable” alcurnia), y aun así le costó caer en cuenta de que no sólo le atraía el cuerpo masculino de Draco Malfoy, sino que le atraía Draco Malfoy.

Siempre

Casi siempre ocurría de la misma manera; uno de los dos exasperaba al otro, se insultaban hasta quedar afónicos, se besaban furiosamente y acababan encamados, una simple rutina que a ninguno le aburría.

Lazos

A la mañana siguiente, cuando Sirius se levantó y contempló las marcas rojas en sus muñecas, opinó que Draco había hecho demasiado fuerte el nudo que lo enlazó a los postes de la cama anoche.

Sensual

Draco desconocía el motivo, y no lo admitiría ni bajo pena de tortura, pero había algo tremendamente sensual en la imagen de Sirius (su Sirius, sólo suyo, no el padrino de Potter o el condenado Gryffindor) con el cabello desgreñado y aullando cual perro loco montado sobre su motocicleta voladora.

Libertad

Sirius nunca había presenciado a un Mafoy destrozado, y al mirar la expresión en el rostro de Draco luego de que le fuera negada la libertad a su padre, deseó nunca haberlo hecho.

Regalo

El rubio orgulloso jamás se daría por aludido, pero cuando Sirius lo recibió en su casa, aun tras la reciente vergüenza que implicaba su apellido, pensó que había sido un fantástico regalo.

Anuncios

4 pensamientos en “Más Mini-Siricos.

  1. ¡Excelentes! ¡I Love Siricos!

    Son cortos, pero muy, muy sustanciosos. Hasta estoy pensando seriamente en unirme a esa comunidad, a ver si puedo despertar de este odioso bloqueo.

    Un abrazo y sigue adelante. ¡Quiero más Siricos!

    Me gusta

  2. ♥Sirico♥

    ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ Has otra entrada con Mini-Siricos, Candy. ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s