Pequeña marioneta

Pequeña marioneta

Un títere sin cuerdas, de extremidades lánguidas, sin voluntad; sin vida.

Escogiste siempre el camino de la ilusión.

Te tragaste las tonterías de Disney, pensaste que habria en alguna parte un príncipe esperándote.

Lloraste tus lágrimas a puertas selladas, esperando la venida del hada.

Guardaste tus pena como chica valiente, aguardando el momento de tu gran baile.

Pobre ilusa, no viste la realidad que se te venía.

Padres bien amados.

Peleas a gritos que ensordeciste con tus manos, encogida en tu cuarto.

Te negaste y no lo viste, el amor no es para siempre.

No hay justicia para el que ha caído por pie entrometido. ¿Cuántas caídas te ha tomado descubrirlo?

No hay palmada que alivie los golpes, estás sola y ahora es que te percatas de ese detalle.

Pero no hay que lamentar, no vale la pena. Deja de llorar, no hagas más insignificancias.

Desde la creacion así se ha hecho; por una insignificante mortal, o miles iguales, eso no cambiara.

Vida llena de baches, desgracias, dolores, lágrimas, eso te espera.

Manten la ilusión un poco más, a nadie le importa.

La realidad te llegará de golpe y será esta misma la que te grite en tu cara lo imbécil que fuiste.

¿Esperanza, alegría, eternas las piensas? Espéralas hasta la muerte.

Anuncios

2 pensamientos en “Pequeña marioneta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s