A ver, a ver, déjame ver esa mirada fulminante

Fandom: Harry Potter.

Claim: Sirico (Sirius/Draco)

Resumen: Draco puede ser muy paciente si se lo propone, pero Sirius lo prefiere de otra forma.

Advertencia: Insinuación de lime.

A ver, a ver, déjame ver esa mirada fulminante

Draco solía tener mucha más paciencia de lo que la gente pensaba, y eso le constaba a un más que sorprendido Sirius. El animago no estaba seguro de si actuaba tan plácidamente porque sabía que perder los estribos resultaba muy poco digno o lo guiaba el simple sentido común, pero le irritaba tanto autocontrol. En especial cuando caía en cuenta de que era muy superior al suyo.

Además estaba el detalle de que prefería verlo furibundo, a punto de enloquecer de rabia. De repente se le hacía inevitablemente guapo cuando le gruñía con la mandíbula apretada, los ojos grises oscurecidos en un sentimiento sólo comparable al éxtasis. Y, aunque él no lograba apreciarlo justamente, ofendido por tal trato e impulsado por la idea de que su propia indignación debía ser mayor, en retrospectiva no podía dejar de notar esos simples gestos.

Pero no, ni siquiera la presencia de su ahijado o Remus lograba afectarlo. Hasta Harry, que por lo general prefería hacer de cuenta de que su padrino no salía con Malfoy ni vivía con él, manifestó asombro por el hecho de que en la cena Malfoy no había hecho absolutamente nada más una mirada de desdén, tan breve y ligera que de ser dirigida a un amigo no habría afectado ni un poco la relación.

Sirius también estaba sorprendido, pero más que nada indignado. Él era capaz de lanzarse al cuello de Snape sólo por saber que estaban en la misma habitación, su sombría presencia más que suficiente para llevarlo a apretar los puños. Le molestaba la falta de justicia en el hecho de que el rubio resultaba mucho más maduro que él en cuanto a sus rencillas escolares.

Pese a estos sentimientos, el desconcierto lo recibió en el salón comedor. Draco no se había movido de su asiento y, contradiciendo su calma anterior, las manos a los lados de su cabeza temblaban ansiosas. Tenía la vista al frente, la expresión despectiva, como si la silla ante sí fuera el objeto más despreciable sobre la tierra. Pero en realidad no la observaba, y cuando Sirius se acercó, ahí fue que lo miró directamente.

—No me dijiste que vendría—acusó él, una mirada asesina tan furiosa, exenta de cualquier aparente moderación, que Sirius se vio tentado a soltar una carcajada.

Malfoy, el estoico caballero, estaba a punto de agarrar un candelabro, una silla o algo pesado para golpearlo y a él le pugnaba la risa en la boca, invadido por un sentimiento de victoria. En ese ínfimo instante, Sirius igualmente se preguntó qué le indignaba más; si la aparición de Harry o el no haberla previsto.

Por supuesto, ya había pensado en algunas excusas para esa escena, desde el inocente “no es mi culpa que apareciera de repente”, el ofendido “lo intenté, pero al parecer tú estabas demasiado ocupado para sacar las narices del estudio”, hasta una frase ridícula conteniendo un “ups”. Pero no pudo poner ninguna idea en práctica, porque Draco no la esperaba y él estaba más al pendiente de sus reacciones que de aplacarlas.

—Sabes que detesto a Potter y a ti se te ocurre invitarlo a comer mi comida sin siquiera decirme.

Quería hacerte enojar al menos una maldita vez. ¿Tienes idea de hace cuánto no lo haces?” Sirius sintió un nuevo acceso de risa. A sus ojos, Draco no podía lucir más atractivo que en el momento presente, mientras pensaba en matarlo.

—Y eso te da gracia—añadió Draco suavemente, al tiempo que se levantaba con lentitud de su silla.

Sirius se esforzó por aminorar la potencia de su hilaridad, tratando de ajustar una expresión seria y oprimir su sonrisa.

—No es cierto—respondió molesto, como si fuera una ofensa sugerir que podría reírse en esa situación. Él se tomaba muy en serio a Draco cuando se enfadaba, muy en serio.

La ira de Draco iba en aumento en su rostro, coloreando de un rosa más intenso las delgadas mejillas. De inmediato se lo imaginó con menos ropa encima, a un segundo de terminar al borde la cama, sus labios jugando con su hombría. Le complació comprobar que ambas expresiones no diferían mucho entre sí. Era una lástima que iba a pagarlo tan caro.

El furibundo rubio no agregó palabra. Por más indignado que estuviera, no iba a caer en la ridiculez de ponerse a reclamarle como a un niño. En su lugar, supuso Sirius, se contentaría con no dejarle compartir la cama, lanzarle comentarios maliciosos en cada oportunidad que se le presentara hasta que, haciendo un inmerecido acto de infinita bondad, aceptara sus disculpas.

Luego de oír el portazo tras Draco que reverberó en las paredes, Sirius se dijo mentalmente que había valido la pena.

Anuncios

4 pensamientos en “A ver, a ver, déjame ver esa mirada fulminante

  1. Es que Sirius no conocía de límites en su adolescencia y, dado que ni siquiera se le ha permitido acabar ésta, cabe suponer que es como si nunca hubiera crecido. Lo bueno es que mi Draco es demasiado “digno” para darle la tunda que se merece xD

    Gracias por comentar, guapa. Saludos.

    Me gusta

  2. XD…..

    Diablos, este Sirius… es cierto que no conozco gran cosa de HP, pero me hace mucha gracia todos los intentos de Sirius por jugar con Draco. No sé si es idea mia, pero da la impresión de que Sirius fuese un gato jugueton con una madeja (si, ya yo sé que el se transforma en un lobo -corrígeme si me pelo-) por la forma que tiene de provocar al otro y que aun asi Draco no le ponga una mano encima, jojo.

    Besos mosha!

    Me gusta

  3. De hecho, Sirius se transforma en perro. Remus Lupin es el que cambía a lobo en luna llena.

    Me ha hecho gracia la comparación del gato aunque, pensándolo bien, es muy acertada XD En cuanto a lo de Draco, nah, él se considera superior a esos pleitos físicos, afortunadamente para Sirius o ya le habría maldecido por los siglos de los siglos.

    Muchas gracias por comentar, melli guapa. Un saludo^^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s