Y por ser famosos, nada más

Detesto a Hannah Montana. Por lo que a mí respecta es sólo una pendeja con un papi famoso, que canta mal, actúa peor y parece un espantapájaros cuando baila. Es sólo una pendeja como las idiotas de mi curso que cantan “loba” de Shakira y pretenden hacerse las sexys bailando como ella sobre los bancos. Tal vez algo más desagradable, pero en esencia igual.

Sin embargo, tengo que ser justa y decir que es sólo una adolescente. Aunque su padre aplauda cada vez que la ve bailando alrededor del caño al mejor estilo de Britney Spears en sus mejores tiempos y cada vez la vea con menos ropa sólo para atraer clientela más público, sigue siendo una simplona adolescente. Con sus problemas hormonales, con sus novios, sus rupturas. ¿Cuántos años tiene? ¿16? Y a esa edad más de la mitad de la población hacía cosas mucho peores que besarse durante 15 segundos con su pareja o salir con alguien cinco años mayor.

Es una hipocresía cómo algunos medios de comunicación se ensañan con ella por hacer lo que casi todos hacen a diario. La única diferencia entre ella y cualquiera de esos periodistas chismosos de pacotilla, es que ella gana por lo menos tres veces más de dinero al año. Y francamente, de por sí estar pendiente de lo que hacen los cantantes o actores me parece una soberana pérdida de tiempo. ¿Van a salir más autores al estilo de Anne Rice en otros tiempos, hay posibilidades de que encuentre en la librería algo sobre vampiros y slash/yaoi? Eso es algo que sí me interesaría saber pero, por supuesto, como no son cosas “cool” tengo que buscar estante tras estante cada mes para descubrirlo.

Hannah Montana es la peor inversión que pudo escoger Disney, repito. Y Mylie Cyrus es una pesadilla como actriz, cantante o bailarina. Pero por ser famosa todo el mundo se cree mágicamente lo bastante puritano para lanzar chillidos de asombro cuando actúa exactamente como millones de jóvenes lo hacen.

Anuncios

3 pensamientos en “Y por ser famosos, nada más

  1. Hola.

    Terminé aquí porque Asagi me dirigió a una entrada de la tal Francisca Solar por una historia que encontró aquí: http://www.fanfiction.net/s/5525714/1/El_Secreto_de_la_Princesa# de una autora que hizo una princesa francesa que hasta habla con “g” en lugar de la “r”.

    Bueno vi esta y la otra entrada y pues sí es verdad, y eso de la “guerra de los gustos” está hasta en foros. He visto lugares donde MATAN diario a Sailor Moon (por decir una serie) por el hecho de ser “para niñas” y eso se hace mucho en las escuelas. Me acuerdo que parecía que si no veías algo eras una niña tonta en la primaria (y en aquel tiempo era para TODO Power Rangers :S ). En fin… así como tú dices, si no les gusta ¿qué demonios hacen en esos sitios?

    Y aquí también. de hecho es así no nada más con las adolescentes, por ejemplo una famosa se hizo una operación en las nalgas y quedó mal de salud, y claro salió en TODOS los programas dedicados al chisme y en la sección de espectáculos de los noticieros y periódicos. Igual con la anorexia, bulimia y otras enfermedades, si te llamas Miley Cyrus pues estás en la portada pero si no a quién diablos le importa.

    Pero así es el periodismo, mira te cambio el ejemplo, hace unos días se murió un futbolista que siempre decían que era malo (y de hecho lo era) y nada más se murió pasó a ser un suceso, a ser el crack que México tanto necesitó por años y nunca lo valoraron… blablabla…

    Tienes TODA la razón.

    Me gusta

  2. “Y francamente, de por sí estar pendiente de lo que hacen los cantantes o actores me parece una soberana pérdida de tiempo.”

    AMEN del tamaño de una casa.

    Me gusta

  3. Y te tengo una muy buena curiosidad sobre el padre de Miley Cyrus, la intérprete de Hannah Montana: En un listado de las peores canciones de la historia (Hecha por VH1, uno de los canales de música más importantes que hay), aparecía en segundo lugar la canción que interpretó don Billy Ray Cyrus hace un tiempo, “Achy Breaky Heart”. El ritmo era genial, pero la letra es una reverenda pendejada… Afortunadamente, (O desgraciadamente), don Billy no tuvo qué preocuparse por su mala fama: Hoy en día, se la pasa rascándose la barriga en su mansión, mientras su hija se convierte en una “zorra musical”, generándole los millones suficientes para su retiro.

    ¿Qué cosas, no?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s