De mi demonia

Este es un regalo especial de quien no sólo es mi querida melli. No tengo palabras para decir lo que esto significa para mí, no sólo porque sea el primer poema que me dedican si no por todo lo que dice.

Llegaste una noche y me dijiste

¿Quieres ser mi tesoro?

Yo me reí y te dije “¿Seré de oro?”

Tú me dijiste “oro será poco”

Aunque suene demasiado loco

Pienso que el oro me queda demasiado pequeño

para mis sueños trigueños

————————–

Ahora que estoy encadenada a ti

luzco los grilletes de los tres metales

oro, plata y bronce, y entre tales

me colocaste diamantes, rubíes y circonias

te sonríes, contenta de como luce tu tesoro

yo tampoco dejo de reír, pero es que en mi corazón

llora y ríe sin que medie la razón

————————–

Por tí me convierto en heroína

por tí mi boca lanza llamas

por ti brotan garras en mis dedos

listas para despedazar a esos engreídos

dispuestos a afrentarte de alguna manera

y es que no toleraré esa mariquera

—————————-

Y cuando te invada la duda, mi Ama

sólo recuerda que siempre estaré allí para revivir la llama

De aquello que las dos concebimos como amor

porque entre nosotras no existe el dolor

al menos, no el dolor que verdaderamente hace mal

sino aquel que nos proporciona un placer animal

que es el placer del dominio y la entrega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s