Eres un cheer cuando…

-Ves que están ofendiendo a una persona que admiras y tu primer instinto es pensar “¿quiénes diablos se han creído estos *agregar insulto favorito* para meterse con ella/él?”

-Lees atentamente esos ataques (injustos, seguramente) y sin importar cuántas pruebas presenten los agresores en contra de tu ídolo, no tardarás en buscar argumentos a su favor.

-La incoherencia, contradicción e hipocresía son los panes que comes y regalas cada día.

-No te importa que lo que escribas tenga o no sentido. Lo importante es replicar, no el cómo.

-Crees invariablemente que tu ídolo y tú son los únicos que están en lo correcto.

-Aceptas que tu ídolo robe/mienta/plagie/insulte frente a tus narices y no te parece que esté mal de ninguna manera. Como no eres su mamá y no es tu trabajo educarlo, lo que haga te deja indiferente.

-El decir cosas sobre las madres y los cuerpos de los agresores se vuelve lo más inteligente que puedes hacer para defender tu posición.

-No conoces de nada a estos agresores pero te sientes con libertad para especular sobre sus vidas, sus gustos, sus fantasías sexuales, sus traumas psicológicos, etc.

-Escribes largas y “trabajosas” entradas sobre el tema, estando en el punto álgido de tu enfado.

-Hablando de escoger entre insultar con hechos comprobados e insultar a secas… tú escoges lo segundo.

-Creas blogs/cuentas/foros/sitios en Internet sólo para defender a tu ídolo o manchar a sus agresores.

-Dices constantemente “¿no tienen nada mejor que hacer que perder el tiempo en estas tonterías?” y te preparas para perder otra hora redactando otra entrada a modo de respuesta a sus acusaciones (otra vez).

-Vas por la calle y piensas en lo idiotas que son los que se metieron con tu ídolo.

-Estás con tu pareja y sientes deseos de decirles qué idiotas son.

-No tienes pareja y en todo momento quieres despedazar a esos que osaron meterse con tu ídolo.

-La frase “respeto tu opinión pero no la comparto” te es desconocida.

-Ni por un segundo te pasa por la cabeza la idea del respeto o  la coherencia.

-Armas o buscas armar una verdadera guerra campal hasta que todos admitan que tu ídolo y tú (o sólo tú) tienen razón.

-Miras esta entrada, y a pesar de que estás en la misma situación, no te sientes aludido en lo absoluto.

-Miras esta entrada, te sientes tan aludido que sólo me faltaría decir tu nombre y de inmediato buscas las palabras justas que puedan herirme en lo más profundo, hasta que decida no volver a escribir en mi triste vida.

-Después de haber escrito tu argumento, que de fundamento racional no tiene nada, te enfureces más por la falta de respuesta.

-Sucede lo descrito arriba y lo tomas como una victoria aplastante digna de ser recordada por toda la eternidad.

-No te das cuenta de que has perdido en el mismo momento en que te metiste en el asunto.

Anuncios

5 pensamientos en “Eres un cheer cuando…

  1. pero komo t atrevs a insultarm asi a mi i a miiidolo pdazo ****** iio soe 1 prsona con kritrio i tuu no saves nada d mi **** n tengo la kulp d qe TUUU no tngas vida asi ke djame n paz sguro ke ers 1 lsbiaana q no a ligado n su vdaa sguro qe t pegban d pekenia i stas skizofrenita d esaas xk sino no ntieendo cmo pierds l tiempo aziend stas idiotces cntra 1 scritora d nvel i kon himajincon cmo Prlita Shumager ers 1 **** d **** caxo ****** lla tien ideaz ntelijentes cmo lo d Poter mtiend la mnao n el pntalon d Snape bscando l pne d Poter

    Si, se nota que me caen bien los/as cheers. Pero es lo que pasa con un fanboy de cualquier cosa: Son simplemente descerebrados con la mente atada a algo que defienden aunque esté cubierto de mierda tanto que les moje a ellos.

    Me gusta

  2. Una cosa es ser fanboy de algo, otra ya es ser un fanático llevado al extremo. Por ejemplo, todas esas escritoras que se dedican incansablemente al homoerotismo se pueden considerar fangirls del slash/yaoi pero, mientras no hagan daño a nadie ni pretendan imponer su gusto como un dogma religioso, nadie tiene por qué decirles nada.

    Ahora, si me hablas de una fangirl o fanboy que te dice cualquier barbaridad sólo porque sus gustos no coinciden y además le parece correcto “buscar destruirte” por eso, sí, es para que les caigan a uno en el hígado.

    Me gusta

  3. Esta esclava piensa que primero hay que hacer una diferenciación entre los “especímenes” que estamos señalando. Aunque ambos tienen algo en común (carecen de cerebro), todavía existen matices que los distinguen: hacia dónde o quien dirigen su fanatismo.

    Cheer (en español, porrista) se le dice así al que vive haciendo porras y animando a una persona. Son los que, como bien señala mi Señora, los que no permiten que se critique a su ídolo y apelan a cualquier clase de barbaridades con tal de imponerse.

    Fanboy/fangirl, los fans de algo (serie, género, etc) que han llevado su afición a extremos absurdos, y que, al igual que los cheers, apelan a toda clase de barbaridades con tal de imponer sus ideas.

    Y por último, están los fans normales, de una persona o X cosa (serie, género) que manifiestan abiertamente su afición pero siempre respetando a otros, teniendo los pies en la tierra y dedicándose a lo suyo.

    Nótese que también los cheers pueden ser fanboys/fangirls. Una cosa no excluye la otra.

    Ahora que lo pienso, creo que lo dicho por mi Señora también puede aplicarse perfectamente a los fanboys/fangirls, precisamente por la cantidad de cosas que tienen en común con los cheers.

    A sus pies, mi Señora.

    Saludos a los presentes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s