Decálogo de reglas de aluminio para una sana relación Amo/esclavo

Introducción por selene zuster.

En vista de, digamos, tanta “chaqueta mental” escrita sobre la esclavitud en el BDSM, la Ama y su esclava han decidido entonces dar un aporte que si bien no destilará una experiencia presencial de trescientas décadas ni nada similar, si está construido sobre dos pilares sólidos: la vida real y la lógica.

En primer lugar, esta esclava os explicará por qué llamamos a estas pautas “reglas de aluminio” y no de oro. El aluminio por excelencia, es un metal flexible y adaptable. Por eso, esta cualidad se asocia con los planteamientos presentados a continuación, que son flexibles, no impositivos y perfectamente adaptables a cualquier pareja. Por lo contrario, si titulásemos esto como “reglas de oro”, estaríamos contradiciendo uno de nuestros objetivos: guiar sin imponer, dado que la regla de oro es más catedrática. Así de simple.

Nada de lo expuesto aquí se basa en novelas ni relatos BDSM. La fantasía es la fantasía, y la realidad es la realidad. Tampoco elaboramos esto basándonos en los mitos circundantes en torno a la relación Amo/esclavo. No creemos en la relación Amo/esclavo como una relación donde sólo uno —el Amo— gana y el esclavo vive perdiendo y siendo tratado como un desperdicio viviente, sino en una relación donde ambos, desde sus respectivos roles, pueden ganar en muchos aspectos.

Este decálogo de recomendaciones está basado en nuestra experiencia y apoyado en nociones de la realidad BDSM, la lógica y la vida misma, aspectos que en nuestra humilde opinión, son muy importantes en cualquier relación BDSM, sea Amo/sumiso o Amo/esclavo. Además, la esencia de los planteamientos expuestos a continuación se fundamenta sobre las enseñanzas de nuestro Mentor, el Sr. ElFaro, específicamente las que muestra en sus artículos “la espiral Positiva y Negativa” y “Sumisión mental. Sumisión perfecta”.

Está elaborado principalmente para la relación Amo/esclavo, y dirigido para todos los géneros y orientaciones sexuales. Aunque está dirigido principalmente a aquellos que aspiran a una relación Amo/esclavo a largo plazo —con verdaderos vínculos—, también puede ser empleado en algunos aspectos para aquellos esclavos que sólo sesionan ocasionalmente. La persona es totalmente libre de rescatar lo que le sea útil y lo demás desecharlo si le parece.

Esto no es un set de “reglas de oro”, “mandato”, “reglamento militar” ni nada similar. Tampoco pretendemos bajo ningún concepto implicar que nadie que no siga estas reglas al pie de la letra tenga una relación de Amo/esclavo incompleta o mala, pues la verdad, no existe un modelo fijo ni correcto. En realidad, sólo se pretende que este decálogo compuesto de pautas flexibles sirva de guía en estas relaciones tan complicadas. Quien quiera tomarlas, bienvenido sea y ojalá le sea de provecho.

Estamos abiertas a sugerencias para ir expandiendo este decálogo, mientras sean sugerencias dadas con sensatez y siempre basadas en el hecho de que esta relación no es una donde el esclavo es un cubo de basura, pues como ya se afirmó en párrafos anteriores, la Ama y esta, su esclava, no creen en ese tipo de relaciones.

Comencemos:

1- Ser esclavo implica obedecer y servir al Amo en todo momento, exceptuando naturalmente, circunstancias especiales o limitantes infranqueables que ya ambos habrán delimitado previamente.

2- Ambas partes —Amo y esclavo— deben velar el uno por el otro, desde sus respectivos roles. Esto incluye que el Amo vele por la seguridad y bienestar psíquico y físico del esclavo; y éste, a su vez, que vele porque el Amo siempre esté satisfecho y cuidarlo, además de servirle.

3- Consenso ante todo y respeto a los límites de lado y lado; tanto el Amo como el esclavo son seres humanos con límites innegociables que deben ser tomados en cuenta y respetados. Esta es una realidad, aunque muchos “versados” en el tema digan lo contrario.

4- El esclavo poseerá un guardarropa adaptado al gusto de su Amo; o en su defecto, al menos contará con prendas suficientes que agraden a su Dueño y se ajusten a sus deseos.

5- Derecho a palabra de seguridad, en TODO momento: es un derecho IRREVOCABLE y mandatario en el BDSM. Aún el esclavo más aguerrido siempre correrá el riesgo de verse en una situación en que no pueda soportar más allá de su resistencia establecida, y por su seguridad mental y física, deberá hacer uso de la palabra de seguridad para evitar daños irreparables y situaciones indeseadas.

6- Respetar los limitantes infranqueables en la relación, tales como familia, hijos, trabajo, etc. Por muy Amo que se sea, hay cosas en las que no se tiene derecho a entrometerse. Las órdenes del Amo sólo deben abarcar las áreas donde su autoridad no colisione con tales limitantes. Igualmente, si el Amo tiene limitantes similares, el esclavo no tendrá injerencia en ellos.

7- Los castigos no deben ser arbitrarios ni dados sin motivo real. A menos que el esclavo lo haya consentido previamente, los castigos del tipo “disciplinario” o de esos que se suelen dar sólo para “recordarle quién manda” deberían moderarse. Además, aun en castigos, el esclavo tiene derecho a palabra de seguridad y que sus límites sean respetados. Irrespetar los límites so pretexto de que se trata de “castigo” y creer erróneamente que con eso “se corregirá el error” además de imprudente, es peligroso.

8- Hay que recordar que un castigo nunca será punitivo si el receptor no le da ese valor. Sin importar cuan desagradable o doloroso sea el castigo, nunca tendrá cualidad punitiva y correctiva si el esclavo no lo observa de esa forma. Cuando el esclavo valora lo punitivo, incluso las cosas menos dolorosas o  agradables no le parecerán placenteras, porque entiende claramente que es un castigo. Esto se debe tomar en cuenta en especial cuando el esclavo es masoquista física y emocionalmente, ya que dicha tendencia lo predispone al disfrute de cosas desagradables o dolorosas.

9- En caso que el esclavo realmente haya cometido una falta, es prudente primero hacérsela entender con el diálogo sereno —ambas partes deben estar en calma y no sujetas a estados emocionales negativos— y la reflexión. Es la mejor manera de entender la calidad punitiva del castigo sin dar pie a resentimientos que destruyan o pongan en peligro la relación. Una vez que el esclavo ha aceptado y reconocido su falta, debe aceptar el castigo sin protesta alguna.

10- Sin excepción, todo esclavo tiene derecho a un aftercare —cuidado posterior—, tanto en el aspecto físico como emocional. Se hace hincapié en esto, porque un esclavo descuidado emocional y físicamente es un esclavo que va directo a la ruina, y un esclavo arruinado es señal de un mal Amo.

11- Si bien los protocolos son importantes en cada relación —aunque cada pareja es libre de delimitarlos y decidir cómo y cuándo emplearlos—, siempre debe haber espacio para que Amo y esclavo dialoguen tranquilamente y sin necesidad de regirse por normas protocolares que impidan el diálogo sincero y espontáneo. Esto fomenta algo muy importante en la relación: confianza.

12- El esclavo tiene la obligación de ser sincero con su Amo en todo momento. No sólo se fomenta la confianza, sino crea lazos que facilitan la entrega. Al haber confianza, el esclavo no siente la necesidad de esconderle nada al Amo, sino todo lo contrario: todo lo cede. Todo lo cuenta. Todo lo entrega.

13- El Amo tiene la obligación de respetar, atesorar y nunca abusar de la sumisión de un esclavo. Aunque parezca inapropiado, la realidad es que el Amo es privilegiado por tener a otra persona a su mando con pleno uso de sus facultades. Por esto mismo, el Amo debe hacerse digno de esa entrega.

14- El esclavo tiene la obligación de mantener la relación transparente y no manipular o chantajear al Amo. Es una traición de confianza.

15- Muchos esclavos suelen experimentar resistencia a la obediencia por múltiples razones; el Amo en este caso, debe proceder con cautela y manteniendo el consenso en todo momento. Si un esclavo se niega a cierta práctica, lo mejor es dialogar con él, explorar lo que siente, y actuar en consecuencia. Forzarlo así sin más o chantajearlo con el cese de la relación, es además de peligroso, totalmente imprudente.

16- El esclavo mantendrá el respeto en todo momento, y se dirigirá a su Amo con el tratamiento acordado por ambos.

17- El Amo tiene derecho de llamar a su esclavo como le parezca, siempre y cuando respetando el consenso.

18- Es recomendable para el Amo decirle a su esclavo que anote en una lista de actividades BDSM todas aquellas prácticas que puede consentir y realizar sin problemas, además de sus límites blandos y duros. Además de ser útil para el conocimiento mutuo, fomenta una vez más, la confianza y el diálogo.

19- Un esclavo insatisfecho y resentido es señal de que el Amo no se ha desempeñado bien en su rol.

20- Por muy paradójico que suene, la realidad es que ambas partes —Amo y esclavo— deben satisfacerse pues ambas, a su manera, son servidoras.

21- Como diría el Sr. ElFaro, “el BDSM está a nuestro servicio, no al revés”. Aun cuando nos veamos tentados a extender el BDSM a muchos aspectos de nuestras vidas, habrá aquellos en que simplemente no podrá tocar. Después de todo, somos seres humanos que tenemos una vida más allá de una relación BDSM.

22- Un esclavo feliz y satisfecho es un esclavo obediente y devoto.

23- Las recompensas son importantísimas en la relación; es la única forma que tiene el esclavo de saber que ha hecho bien las cosas. Pueden ser muy variadas, desde un gesto, una palabra, una caricia, una sonrisa… son muchas las formas en que el Amo puede recompensar a su esclavo y hacerle entender que ha hecho algo bien.

24- A menos que el esclavo sea bisexual, no es conveniente forzarlo a experimentar otras sexualidades sin su consentimiento. Por el contrario, si se encuentra mentalmente abierto y dispuesto a tales experiencias, se puede proceder.

25- Si bien es sabido que todo esclavo debe lucir con orgullo la marca de su Amo, hay que recordar que la marca más importante es aquella que no se ve; esa que se lleva en la mente y el corazón, forjada por un Amo digno de la entrega.

26- Un Amo que desprecia y trata a su esclavo como un tacho de basura —y fomente a otros a hacer lo mismo— es un ser bajo y rastrero que no merece el título de Amo.

27- La mejor entrega del esclavo no es aquella que se logra bajo manipulación mental, lavados de cerebro, hipnosis u otras barbaridades humanas; sino la que realmente nace de adentro de un esclavo, un producto natural y una reacción sensible a una correcta atención por parte del Amo.

28- El respeto se gana, no se impone.

29- Los castigos constantes, las reprimendas y los golpes no son sinónimo de autoridad, sino de inseguridad y absoluta debilidad. Sólo los Amos débiles o inseguros tiene la necesidad de mostrarse bruscos o distantes (ElFaro dixit).

30- La salud corporal y la vida son importantes, pero también lo es la salud emocional, pues de ella dependerá la profundidad, durabilidad y confiabilidad de la entrega. Un esclavo enfermo emocionalmente es un esclavo deslucido que pronto terminará transformando su dolor emocional en enfermedad física.

31- Aunque suene demasiado obvio y reiterativo: el Amo debe conocer a su esclavo. Es la única manera de saber qué prácticas, qué castigos y qué formas de disciplina y recompensa pueden funcionar. Así mismo, se pueden evitar situaciones riesgosas que puedan poner en peligro la relación.

32- El cielo es el límite. Se puede jugar y fantasear, pero siempre manteniendo la seguridad en todo momento. Aun cuando se trate de una práctica de riesgo, lo mejor es prevenir que lamentar.

33- Se es Amo para lo bueno y para lo malo. Se es Amo para ordenar, se es Amo para castigar… pero también se es Amo para cuidar y proteger.

34- El esclavo debe servir a su Amo con devoción sincera, y en todo momento: debe cuidar las necesidades físicas y emocionales de su Dueño. No sólo se es esclavo para servir u obedecer.

35- La verdadera obediencia, contrario de lo que se suele creer, es voluntaria y consensuada.

36- Los momentos de esparcimiento y diálogo en confianza son importantes para mantener la relación sólida, además de placentera.

37- Las órdenes del Amo no deben ser imposibles. Deben ser formuladas en base a las circunstancias, lugares, e incluso instrumentos que se tengan a la mano o que en su defecto, se puedan adquirir a corto plazo.

38- Un esclavo que vive perennemente temiendo un castigo no es diferente de una víctima de personas abusivas o maltratadoras.

39- Un esclavo no es algo que se pueda desechar como papel higiénico. Tampoco vender o traficar con él, y menos sin su consentimiento.

40- Un esclavo no es un ser inferior, ni un inútil o un tacho de basura; ese tipo de razonamiento, además de absurdo y ofensivo moralmente, quedó atrás junto a la época de la esclavitud. Hoy en día, todos somos iguales, y como tales nos hemos de tratar.

41- Recuerda que eres esclavo porque tienes un Amo. Él es un Amo porque te tiene a ti. Lo que quieran agregar a esto deberá ser por propia iniciativa y no por imposición.

42- No puede esperarse que el Amo sea perfecto en todo momento. Si la relación es a largo plazo es inevitable que surjan sus defectos, y esto no lo vuelve un mal Amo. Lo será cuando deje de apreciar la sumisión que le es concedida o abuse de ella.

43- Perro, cerdo, vaca… el esclavo será lo que al Amo complazca pero siempre entendiendo que, al final, ambos son personas y merecen conservar su dignidad como tales.

44- Ninguno de los dos es Superman. No se puede esperar que el Amo lo pueda todo, o por lo contrario, que el esclavo sea infalible. Los dos van flaquear y caerse miles de veces, pero cuando esto ocurra, en vez de abrigar resentimientos o aplicar castigos, hay que dialogar y observar en qué se falló. Algunas veces esto tiene más resultado que el castigo indiscriminado o los enfados.

45- El Amo debe entender que la sumisión es un camino bien largo, de eterno aprendizaje, que requiere de más de unas cuantas pautas y la amenaza de un castigo. Lo que el esclavo no logre hoy tal vez lo haga mañana.

46- El esclavo no es una máquina que obedece sin pensar. Es un ser humano que obedece haciendo uso de todas sus facultades mentales, y cuya servidumbre debe nacerle de adentro.

47- La ficción es ficción. Una novela, relato o película BDSM nunca serán una guía de nada. Lo mejor es la práctica sana, segura y consensuada.

48- El BDSM no es una excusa para no amar o no ser amados. Es parte de la naturaleza humana desarrollar lazos emocionales con las personas con las que compartimos tantos malos como buenos momentos. No es nada de lo que temer ni rechazar.

49- El nombre que le den a su relación no debería ser un impedimento para que se conozcan como personas, ser amigos o incluso volverse amantes. Esto último sería lo ideal porque cuando se ama honestamente siempre buscaremos la superación de nosotros mismos. Y no por ello dejarán de ser Amo y esclavo.

50- Y la más importante de todas: Disfruten y sean felices en su relación.

3 pensamientos en “Decálogo de reglas de aluminio para una sana relación Amo/esclavo

  1. Me parece excelente el contenido del decálogo porque da mayores seguridades a los participantes de una relación BDSM y además permite que quienes no conocen estas prácticas comprendan que son practicadas con respeto y creatividad

    Te gusta esto

  2. He de mencionar que algunos de los aspectos que se marcan en el decálogo me son confusas, más que nada porque no estoy familiarizada con el BDSM, sin embargo soy curiosa y quisiera saber más, me interesa conocer como son las cosas en realidad y no lo que conozco por medio de la ficción y los prejuicios que se mueven alrededor del BDSM.
    Saludos.

    Te gusta esto

    • Hola Elvira. Empiezo diciéndote que tienes la actitud correcta, la de preguntar desde el respeto y sin prejuicio que es imprescindible para llegar a aprender algo, sobretodo cuando se trata de algo tan “complicado” (para la gente de afuera) como es esto. Nosotras, las autoras del artículo, no es que seamos expertas del tema pero algo sabemos y lo que nos llega a generar dudas lo remitimos a nuestro mentor, ElFaro (aquí link a su blog: http://elfarosm.blogspot.com.ar/). Espero que cualquier pregunta que tengas te pueda ser respondida y te deseo buena suerte en tu investigación.
      Saludos.

      Te gusta esto

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s