Dave Karofsky… ¿qué puedo decir de él?

Muy bien, lo admito. Al principio este personaje no me gustaba para nada. Me parecía un pequeño hijo de puta malparido, un cabrón sin más, como Cartman pero más bruto y sin duda mucho menos original. Cuando vi el episodio donde besa a Kurt pensé que era un jodido cobarde egoísta.

No encuentro que su juventud sea una excusa para maltratar a otros. Admito que yo misma era un verdadero dolor en el trasero cuando era pequeña, incluso no tenía inconvenientes con golpearte si me contradecías, pero tampoco temo reconocer que estaba mal lo que hacía y los que me regañaron por ello tenían mucha razón. ¿Cómo se supone que voy a aprender lo que está bien o está mal si nadie me lo enseña? Por ese entonces mi único modelo a seguir era Helga Pataki y todos sabemos lo de la Vieja Betsy y los Cinco Vengadores. Además que era gorda -GORDA, no con kilitos de más, ya quisiera- y por lo tanto blanco de la mayoría de las burlas, de modo que las amenazas de violencia física eran lo único que tenía para defenderme.

Sin embargo no, no me siento identificada con Dave por eso. Como dije, sé que estuve mal. Tal vez tuviera mis razones pero estaba mal. Y era una molestia para todos, incluso para mis padres. No me dedicaba a hacerle la vida imposible a  una persona en particular nada más por tener el valor de hacer lo que estaba muy asustada para hacer, como salir del armario, por ejemplo. Hasta que no viera arrepentimiento o real humanidad -y no humanidad que se basa en el error, si no humanidad que se basa en sus virtudes-, seguiría pensando mal de Dave. Tampoco es que iba a armar una campaña en su contra, por dos razones: una, sería una completa estupidez; dos, no lo odiaba, simplemente no me gustaba.

Pero tuve que repensar las cosas en ese capítulo donde todo el equipo de fútbol tuvo que integrarse al club Glee por una semana. Cómo no, Dave era el peor opositor de la idea pero hubo algo… tierno en él. Por primera vez pude ver el TERROR -así, con mayúscula- que le tenía a ser diferente, a no encajar. A ser el chiste de todos. No era un cabrón malparido ni un cobarde, era un niño asustado. Carente del enojo o odio que solía caracterizarlo, por fin podía verlo de esa manera. Así sí puedo entenderlo. En ese momento en que se une al baile en el medio tiempo y gime por cerebros con el resto -¡la cara de los del contrario, joder! Creí que alguien se haría en los pantalones- quise abrazarlo, de verdad que sí. Y cuando quiero abrazar a un personaje, no hay vuelta atrás. Ese personaje se ganó un lugar en mi lista de favoritos.

Así que nada, me uno oficialmente a los pro-Dave y que se joda al que no le guste. Tanto me gusta que de ahora en más, el Blaine/Dave se ha convertido en una de mis parejas favoritas.Un día de estos haré un cómic o un fanart para celebrarlo. Si no fuera por Mike sería un Kurt/Dave, pero como no es el caso, que entre Blaine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s