Verdades y mentiras del BDSM

1_”Los sumisos/esclavos tienen baja autoestima”

Falso. Se necesita mucha madurez mental para reconocer las propias tendencias sexuales y mucha entereza aprender a practicarlas de manera responsable. No es diferente a cuando uno es joven y empieza a tener citas. Es necesario tener un criterio bien definido para distinguir entre los Amos éticos y aquellos que sólo acabarán perjudicándole. El riesgo siempre está ahí… y el mero hecho de que lo acepten habla de lo valientes que son.

2_”Los sumisos/esclavos son menos hombres”

Falso. Este es un prejuicio que resulta del pensamiento machista de la sociedad, según el cual el hombre debe ser Amo y señor de su hogar. Personalmente, considero que sólo un hombre que no tiene miedo de ser quien es merece ser llamado así. ¿Cómo la valentía, la honestidad y la fuerza para ser transparente puede no ser varonil? Por lo menos para cualquier mujer (y otros hombres) serían cualidades más que atractivas.

3_”El Amo es invencible”

Falso. El Amo es una persona como cualquier otra. Por supuesto que tiene sus momentos de debilidad. Por supuesto que a veces llora y se siente sobrecogido por los acontecimientos. ¿Quién no? Pero su relación con el sumiso es algo así como la del padre y el hijo. Obviamente los padres no lo saben todo ni carecen de miedo; los buenos, al menos, simplemente no cargaran a los niños con eso. No es justo, y en una relación BDSM, no procede. El sumiso debe sentir que el Amo puede tener la situación bajo control. Si para conseguirlo debe hacer preguntar, dudar, pensar mucho, investigar, pedir consejo a otros Amos, perfecto, al menos evidencia que le importa hacer bien las cosas.

4_”Ser sumiso demuestra falta de personalidad”

Falso. Digo nuevamente por lo de madurez mental. Reconocer, aceptar los deseos y manejarlos de la mejor manera posible no es algo que haría cualquier mentecato. La sumisión no es síntoma de ningún desperfecto en la personalidad, es una ELECCIÓN de cada uno. Y no una fácil.

5_”El BDSM es algo de 24/7″

Falso. Lo es para quien lo desee. El BDSM no es algo de “así o de ningún modo.” Si las parejas vainillas lo prueban muy de vez en cuando, si se limita a una sesión por semana, si hay personas que están en rol la mayor parte del día, todo está bien. No es una religió, no es una corriente política, no es un club para el cual hay que pagar determinada cantidad a final de mes. Es una forma de condimentar la sexualidad, de hacerlo más divertido, de agregarle algo; nada más.

6_”La sumisión y el dolor (físico) van de la mano”

Falso. Que hay sumisos masoquistas no es ningún secreto, pero también los hay los que sólo recibirían nalgadas como parte de un refuerzo negativo. Existen tantos sumisos y Amos como personalidades en el mundo. Decir que una es mejor que otra es como decir que un color es mejor que otro. Hasta los hay sumisos sádicos y Amos masoquistas. Switchs sadomasoquistas. Switch que no son sadomasoquistas. La dominación puede darse por algo tan simple como decidir de qué forma tener sexo. Mientras a todas las partes satisfaga, ¿por qué no?

7_”El BDSM mejora la vida sexual”

Increíblemente… es también falso. Es como afirmar que la sal mejora cualquier comida. Naturalmente el BDSM es una elección, pero también es un juego que no a todos les tiene que gustar hasta al punto de dedicarse a él. Unas nalgadas no siempre son BDSM. No siempre todos quieren una nalgada o dominar o ser dominados. Incluso los Amos más consumados se cansarían de su rol a veces y se van por algo simple.

8_”Si no es BDSM no es bueno”

Este es un prejuicio dentro de la misma comunidad BDSM y es tan absurda como que cualquier minoría la agarre contra la mayoría. ¿Cuál es la necesidad de agarrársela contra quien sea? Si es un curioso no vale la pena verlo. Si no es Amo o sumiso o esclavo o Switch no tiene nada interesante que decir. No es justo para otras personas de tendencias diferentes o que todavía están en el camino de descubrirlas rechazarlas por considerarlos inferiores. Lo que es el BDSM no es más ni menos que una forma que puede tomar la sexualidad, no un poder otorgado por el más allá ni una visión más perfecta del mundo… aunque algunos se mueren por afirmarlo.

9_”Sólo existe una clase de BDSM”

Tan ridículo como que decir que sólo existe la posición del misionero. De nuevo, existen tantos Amos y sumisos como personalidades, así que por supuesto habrá diferentes maneras de percibirlo. Y eso está bien, porque todos deben hacer lo que les sienta mejor y le sirve. Lo más sensato e inteligente sería aceptarlo y respetarlo, pero lamentablemente no siempre es así.

Anuncios

Un pensamiento en “Verdades y mentiras del BDSM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s