Primer reto de fin de año

Habiendo visto tanta actividad en la red respecto al año nuevo, tuve que preguntarme qué podía aportar yo a este frenesí festivo. Ponerme a hacer un recuento de lo conseguido este 2013 y lo que espero conseguir en el 2014 me parecía sencillamente inútil. Sé lo que hice, cualquiera puede saberlo en este blog, y sé lo que espero para el futuro y lo que me costará conseguirlo.

Poner una simple y bonita tarjeta mega grande deseándoles a todos felices fiestas, no se me antojaba si sólo iba a ser válida por un día. De modo que a partir de hoy empiezo una nueva tradición. Se trata que cada día 31 de Diciembre pediré por Facebook que me escriban un comentario donde lancen cualquier tema para un microcuento.

En esta ocasión salieron tres sugerencias dadas por mi bellísima Thay CVB, Gabriela Maya, Dai Praesepe y Cassandra Villalobos. Los temas propuestos fueron: sexo entre machos, sueños rotos, paloma y conciencia.

La idea original era hacer un trabajo para cada uno, pero luego creí que eso sería demasiado sencillo. En su lugar voy a mezclarlas todas. Y no importa que el resultado sea un asco; esta es sólo una manera más de coronar este fin de año y, de paso, obligarme a ser creativa.

Visita al parque

Soñar-con-paloma

Era su lugar secreto. Atrás quedaba la casa de verano , donde sus esposas creían que se dedicaban a escribir la siguiente gran obra del verano. Sobre una roca habían depositado sus ropas dobladas. Ahí el césped era más suave y el aire más respirable que el de Londres, del cual escapaban para entregarse a sus más intensas pasiones. Parte del encanto, eran esas vacaciones sensoriales donde volvían a descubrir qué diferentes eran las manos de un hombre , comparadas con las de una mujer, encima de sus cuerpos. Retozaban alegremente, turnándose en la aplicación del toque más íntimo, sin tener idea de que un par de pasos se acercaban entre los arbustos.

El dueño de los pasos tampoco oyó sus gemidos. El mundo entero había dejado de existir para él, a excepción de ese precioso punto blanco al que había estado siguiendo desde hacía una semana. Algunos sabios orientales lograban llegar a ese estado tras largos años de disciplina. Él sólo necesitaba un nuevo objetivo. Lentamente levantó su arma especial y apuntó. Un eficaz golpe mortal a la cabeza que dejara al resto intacto, ese era su particular nirvana.

El disparo apenas se escuchó en el bosque. Más fuerte sonó el grito de uno de los hombres que acababa de descubrir el ornitólogo. Uno de los dos hombres desnudos que gritaba su negativa a aceptar el súbito hoyo en la cabeza de su compañero. El ornitólogo, cuyo mayor deseo era arreglar el cadáver para poder pintarlo, tuvo tiempo de ver a la paloma (increíblemente desorientada para volar en esa zona) y maldecir su mala suerte antes de echarse a la carrera.

Anuncios

Un pensamiento en “Primer reto de fin de año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s