Mi lista negra literaria: 4_Hush hush

Nadie me obliga a leer romance adolescente hetero. Nadie me obliga a leer esas sagas adolescentes que ahora salen a montones. Nadie me pone una pistola en la cabeza y me dice que si no acabo de leer Hush Hush, esa novelita romántica donde el ser sobrenatural de turno son los ángeles caídos, voy a tener que despedirme de una buena parte de mi materia gris.

Hush_Hush
Pero aun así lo hice. Lo hice porque necesito creer que todos los géneros literarios tienen algo que enseñarme y que un resumen que parece no prometer absolutamente nada, de hecho puede sorprenderme. Ya ha pasado que un resumen que me prometía horas de entretenimiento y placer estético sólo ha acabdo entregando hastio, tedio y una inmensa irritación porque tenía altas esperanzas. Y necesito creerlo porque es verdad que algunos romances heteros me gustan. Es cierto que una o dos novelas de romances hetero adolescente me han gustado. Si eso pasó en el pasado, la literatura, siendo ese arte tan complejo y grande, sin duda puede prepararme más sorpresas parecidas. Con esta idea me sigo acercado a títulos que, si bien no huelen a vinagre, sí me hacen torcer la nariz nada más verlos. Eso es lo malo de leer mucho: llega un punto en el que se te hace demasiado sencillo ver lo que está horriblemente mal y ya no puedes ignorarlo. No eres más la niña que se contentaba con tener letras escritas entre sus manos, que podía olvidarse o no de los personajes, que podía estar involucrada o no con la historia, pero de última sólo disfrutaba de la lectura sin más preocupaciones en mente. Bendita ignorancia, a veces te extraño cuando viene la locura.
Hablábamos de Hush Hush, ¿no?
La primera vez que leí este libro lo hice con toda la intención de darle una oportunidad. De sorprenderme con un romance que sí entienda, una protagonista que sí agrade, un protagonista masculino que no sea un imbécil. Vaya, ese barco se hundió rápido. Casi apenas abandonar el puerto.
Al principio no quería incluirlo en la lista porque, oye, no es la gran cosa. Es sólo otra copia barata y sin gracia de las millones que hay sobre Crepúsculo, con quizá todavía menos originalidad que estas. Casi plagio, viendo cómo toca cosa concretas de esa novela y pretende pasarlas por suyas. Insultante respecto a los lectores que, por partes, o los toma por idiota o por gente de demasiada buena voluntad. En cualquier caso ¿vale de verdad la pena escribir toda una crítica al respecto? ¿A tan pequeña cosa, a tan minúscula saga cuya fama ni siquiera puede soñar con rozar a su vergonzosa madre? La respuesta: no.
Pero es mi blog y se me antojó hacerlo.
Spoilers. Luego no reclamen.

Título: Hush hush.
Autora: Becca Fitzpatrick

Resumen: Nora Grey, una alumna aplicada en busca de una beca para la universidad, vive con su madre viuda en una granja a las afueras de Pórtland, Maine. Cuando Patch se convierte en su nuevo compañero de instituto, Nora siente a la vez atracción y repulsión hacia este extraño personaje que parece tener acceso a sus pensamientos. Luego se entera de que Patch es un ángel caído que quiere convertirse en humano. Nora está bajo su control, pero hay también otras fuerzas en juego y de repente se encuentra viviendo hechos inexplicables y en medio de una situación muy peligrosa.

Primera impresión del libro:
¿En serio vas a ir por ese camino, autora? ¿En las primeras páginas, nada más que en las primeras páginas, vas a hacer presente el plagio que le haces a Crepúsculo? ¿No vas a darme una introducción, permitir un desarrollo de los personajes, decirme cómo está el clima afuera? ¿Nada? Directamente a la escena de biología y a poner a los dos protagonistas juntos. Y ya. ¿De verdad? ¿Qué pasó ahí? ¿Estaba muy impaciente por mostrarnos “una de nuestras escenas favoritas de nuestra novela favorita” o es que los personajes de por sí son tan planos que toda su vida se va a reducir a ese principio de romance sin siquiera pretender que tienen una personalidad? No sé si aplaudirle por su honestidad (casi como el valiente del salón que se para a decirle a la profesora “no he escuchado nada de la clase y además hice trampa en el examen” cuando le hacen una pregunta) u ofenderme porque esta autora creyó que nadie haría la conexión inmediata. Se sintió como un fanfiction de esos donde en las primeras dos oraciones los personajes (sin haber compartido ni dos comas en el canon) ya están para siempre enamorados. Porque es la pareja favorita de la autora (o autor) y desarrollar un romance es demasiado trabajo, ya se sabe. Sobra decir, esos no son fics que yo recomendaría a nadie.
Y la excusa que usa para ponerlos juntos es tan tonta, por la santa. Es como si ni siquiera lo intentara la novela. Como si apenas rascara la superficie de la caja de cartón donde está el intelecto guardado. Incluso si al final más o menos la explica, el hecho de que todo el mundo la acepte tan pasivamente y pase de ella arruina la presunta lógica. Lo mismo podría no haber explicación en absoluto. A nadie se le haría raro. Nadie habría cambiado sin ella. Y eso es deprimente.
Oh, vaya, ¿qué es esto? ¿Chica que se consideraba no lo bastante atractiva (o por lo menos nada que no sea sus bellísimas piernas) se sienta al lado de un chico guapo que la mira de una manera curiosa y prácticamente se proclama su acosador personal en los primeros momentos de conocerla, resultando en ella ni siquiera considerándolo una broma, una estupidez, síntoma de una enfermedad mental o cualquier cosa que la convertiría en un ser humano identificable? ¡Qué sorpresa! ¡Cuánta originalidad desprenden estas páginas! ¡Es tanta, sobretodo con el chico siendo desagradable, machista y mandón nada más conocerla, que no puedo creerla!
¿A que no suena prometedor?
Hablando de empezar con mala pata…
Puntos a destacar:
Pienso en la trama de esta novela (¡eh, pero tiene trama, eso es algo!) y la única palabra que se me viene a la mente para tratar de describirla es: inútil. No vas a ganar absolutamente nada leyendo esta novela. ¿Tiene interesante narración? No, es muy básica. Las descripciones, como suele ser en las autoras novatas, son raras o tontas.
¿Tiene personajes fuertes? No, la verdad no. Nora es la típica adolescente insegura que básicamente se deja arrastrar por su chico y si no fuera por su chico no tendría ninguna vida. Como la adolescente del día a día, ¿no? La heroína que nos habla a todas nosotras. Juro por el paté de atún que no recuerdo la más mínima característica de su personalidad. Sólo que considera que tiene piernas bellas. Y por supuesto tiene su lado mojigato y correcto, que todo el mundo a su alrededor constantemente la impulsan a ignorar, pero eso lo podía deducir sin siquiera haber leído la novela, porque es la norma poner protagonistas así. No recuerdo qué música le gusta. No recuerdo su color favorito. No recuerdo qué mira en la tele. No recuerdo si lee o prefiere las películas. Sus opiniones acerca de algo que no sean Patch me son totalmente desconocidas. No sé nada de esta chica y el hecho de que me dé tan poco para imaginar no me genera el bastante interés para averiguarlo. Lista, seguro que no es. Como a Bella, le toma demasiado tiempo darse cuenta de que algo está mal con su chico. Mentalmente sana lo dudo porque es otra (ay, dios, tener que decir “otra” y no “una”) que considera el acoso algo normal.
Las relaciones que ella forma antes del chico, de entre todas, la que más me trago es la relación con el padre muerto y eso no tengo idea de si es bueno o malo. Su concepto de la amistad varía entre aceptable y ponerlo en el último lugar entre sus prioridades. La chica escucha que a su “mejor amiga” un chico potencialmente peligroso y que de por sí ha demostrado signos de inestabilidad mental la tiene en la mira, que si ella no va a buscarlo va a matarla o algo así, ¿y qué hace ella? Irse a un motel con Patch a ver una película. Total, ella estará bien, ¿no? Con la policía que ya ha mandado en su camino, porque sabe adónde están, seguro que ahora los profesionales podrán encargarse de que todo salga bien… ¡Oh, pero ella no llamó a la policía! ¡Nunca se le ocurre a la pobrecita! Oh, bueno. Sigamos con la escena incómoda de pretendido romance que pretendes que yo me trague.
La mamá está ahí y a veces no. Es una mamá. Punto.
El chico Patch es por un lado el único personaje interesante en toda la novela y a la vez el más insoportable. Detecto más que un ligero machismo en la manera en que se comporta con Nora, y si no es machismo, es una clara dominación que me hace sentir incómoda leyéndolo. En la escena del motel él le exige que cumpla sus instrucciones, que le haga caso en todo lo que él diga, porque sí, porque las explicaciones son para perdedores que no están en inexplicable amor perdido, para dejarla así a ella salir de la habitación a salvar a su amiga. Y Nora no piensa “¡quítate de mi camino, imbécil, ella podría muriéndose!”, no le pregunta por qué no llaman a la policía, sino que se limita a embobarse y prometer obediencia absoluta. Porque eso es lo que todos quieren de una relación, ¿o no?
Y una parte donde vemos especialmente remarcado su mojigatería es cuando, incluso después de haber sido amenazada por el villano de turno por teléfono, dada la oportunidad de adquirir un auto que acelere muchísimo el tiempo en que podrá salvar a su presunta mejor amiga, la chica se detiene a sermonear sobre lo mal que está robar. Sí, perfecto momento para sacar a relucir la moral de la situación. No te preocupes por la sangre que pronto van a manchar las paredes, ya se irán con Ace en un santiamén.
La mejor amiga se llama Vee. Al principio es simpática, gorda y medio graciosa. Después es la persona que justifica al sujeto que agredió físicamente a Nora, llamándola a esta paranoica, sólo porque el sujeto en cuestión le iba a pagar unas vacaciones. A pesar de que Nora le advierte del peligro, a pesar de que es obvio de que está aterrorizada, a pesar de que Nora no tiene ningún motivo para mentirle, la chica desoye todo esto a fin de hacer que la trama avance. Diciendo que seguramente Nora malinterpretó a su atacante y casi mandándola a freír papas fritas. Y luego se supone que yo me debo preocupar por su destino y todavía creer que ellas son las mejores amigas del mundo que sólo tuvieron un malentendido. ¿Es una broma?
No. Yo de verdad debo creer que incluso después de vender a su amiga por unas mugrosas vacaciones dadas por un chico al que apenas conoce todo puede y va a seguir como antes. Tengo que hacerlo. El libro espera que lo haga. Y eso duele a mi pobre cerebro.
La psicóloga a la que va Nora es una acosadora. Cada una de sus sesiones (que por cierto tienen una regularidad y constancia de lo más extraña) apenas sirven para otra cosa que advertirle sobre Patch porque ella lo quiere conservar para sí y decirle cosas que Nora ya sabe, como que él es (tremendo suspiro por mi parte) “peligroso.” Y peligroso es siempre sexy. Nunca le pregunta sobre ella, sobre sus cosas, intereses o demás. Es la peor psicóloga que he visto, y ya sé que ella en realidad no lo es, que todo era un plan ridículo para quedarse con su macho, pero podría haber interpretado un poco mejor el papel. La autora podría haberlo manejado con un cachito más de inteligencia. Recuerdo a la serie Hannibal, en la que cada sesión cuenta, en la que el juego de ratón y gato es desafiante para ambos por lo que la conclusión de las mismas dejan nostalgia detrás. Pero no pretendo hacer comparaciones, eso sería pedir demasiado y sería una ofensa para una obra en la que se nota a la legua pusieron mucho más empeño en la escritura, aunque queda como prueba de cuán desperdiciada quedó esa oportunidad. Ella es la villana y, por cierto, una malísima en el peor sentido posible. Cliché a más no poder. Estereotipo andante y, como tal, creadora de planes absurdos para triunfar.
¿Pero triunfará al final? Obvio que no, ¿has vivido bajo una roca? El poder del amor nos salvará. El amor siempre nos salva. El amor es Dios, pero mejor, porque es inmediato y nunca falla. Viva el amor. ¿Para qué llaman a Cristo? Exorcisen a las casas con el poder del amor y seguro hasta los demonios se convierten en querubines.
¿Y qué hay de la trama?
Pues… es una historia creada alrededor de una pareja para justificar que sean una pareja. Así que lo más importante es que sean una pareja. Y la trama gira entorno a eso. No te da un respiro de PacthNora, no le importa que ya quieras ora darle una patada a él o pegarle un coscorrón a ella, esta va a seguir tratando de convencerte de que su Amor, a diferencia de todos los amores de la tierra, es el más poderoso y fuerte de todo. Pero lo mismo podríamos decir de todo el género romántico, ¿cierto? Consisten en venderte esa fantasía de que ese romance tiene importancia suficiente para llevar una historia. Algunos lo pueden hacer bien, permitiendo que los personajes se desarrollen y cambien a su propio ritmo, que aprendan la manera de ser uno con otro sin dejar de ser uno también, sin que la vida parezca vacía sólo porque no hay romance de momento, pero la mayoría no entiende de esto. La mayoría quiere una escena caliente, un prototipo de pareja y escriben en base a eso. Y una vez han establecido el prototipo, este nunca va a cambiar a menos que sea por un tercero en discordia.
Al caso. Chica conoce chico. Chico es un acosador que reconoce abiertamente haberla investigado. Chica sufre muerte cerebral o algo que no le permite procesar la tremenda bandera roja con DANGER escrito por todas partes ante semejante revelación, por tanto da igual. Chica tiene que investigar chico por razones que ella no quiere. Chico se hace el difícil hasta que ella se hace la muy fácil (bueno, no, eso es injusto; ella no se hace) y entonces él la salva o ella a él, realmente no hace ninguna diferencia, y son novios al final, besuqueándose afuera de la casa. Mientras tanto pasan un montón de inconveniencias y cosas que ni siquiera necesito pensarlas una segunda vez para ver lo estúpidas que son. A primera vista ya son estúpidas. Pero si ayudan a acabar esto más pronto, bienvenido sea.
Como suele suceder en estas historias, al romance te lo meten a la fuerza y sin lubricante. En Crepúsculo por lo menos se tenía la decencia en dar un vistazo a Bella sin Eddy, en hacerla ver en una interracción normal con su padre. Se molesta en realmente introducirnos al personaje, una cortesía ya muy escasa. Aquí ni siquiera eso. Apenas lo empiezas y ya tienes lo que viniste a buscar. Como en una declaración descarada de que no hay nada más que encontrar.
La historia de los ángeles caídos sonó medio interesante y por un tiempo quise ir a ver el segundo libro (creo que hasta lo tengo descargado en alguna parte), pero a medida que los días pasaban y releía las notas que realicé durante la primera lectura, volví a recordar lo doloroso que fue pasar por ciertas partes, las veces que arrugué la cara sin poder creerme esto y me pregunté si de verdad valía la pena volver a pasar por eso para saber más. Sólo leí parte de Luna Nueva porque quería saber qué onda con los hombreslobos, que ni siquiera se mencionan en Crepúsculo, pero llegó un punto en que tuve que enfrentarme a la cruda verdad: yo no disfruto leyendo esto. Tampoco necesito leerlo. ¿Entonces? Lo dejé. Ningún hombrelobo lo vale.
Pasó lo mismo aquí.
Es una historia en la que se nota no hubo mucha reflexión, hecho casi a la carrera para aprovechar la ola de hit adolescenteros. Escrita con obvia inspiración a una de las peores obras de literatura que existen, pero todavía peor, por tanto que se percibe una cierta dejadez, una sensación de “al diablo, les daré lo primero que se me ocurre y ellos lo adorarán” que de verdad me lastima porque la idea daba para más.
Y para dar un ejemplo de cuán poco le importó a nadie pensar en la trama, hablemos del paso del tiempo. Ya mencioné las sesiones con las psicóloga y su particular frecuencia. Estaba siendo amable porque, en verdad, lo cierto es que de a momento la historia pierde completamente el sentido del tiempo y el espacio. Sólo se describen dos sesiones (muy cortas, tanto que en la realidad no duran ni cinco minutos), las cuales se da a entender se dan cada miércoles. Por ende, asumiendo que desde el inicio de la novela hubieran pasado dos semanas hasta la aparición de la psicológa, la novela se desarrolló a lo largo de un mes. Y eso siendo generosa porque se siente todavía menos por el ritmo precipitado que le da a los hechos. No entiendo cómo puede hablar de “varios meses” Nora si luego sólo describe dos sesiones semanales. A menos que la señora cancelara o ella tuviera que faltar, pero como no veo en ningún lado frase semejante que podría redimirla un poco… sí, todo, absolutamente todo, pasó en un mes. Al final del cual están juntos y enamorados para siempre.
Porque el desarrollo es para perdedores.
¿Cosa buena?
Ya leyendo el libro pensaba que la cosa buena iba a ser Vee o Patch. Pero Vee ya demostró que es una basura de amiga y Patch, aunque tiene sus momentos no tan sosos, tiene más que suficientes para compensar. Después pensé en el chico que se vuelve loco, sólo por mi predilección a los locos, pero luego lo vi convertido en un chiste de villano de caricatura y ya no, no daba.
Y estoy tratando de pensar en una cosa buena, pero toda la historia de los ángeles caído no es nada del otro mundo y hay tantos detalles idiotas que se podrían haber arreglado fácilmente, pero nadie quería hacer el esfuerzo, y el romance está tan mal en tantos niveles.
Supongo que lo único que podría decir es que, la verdad, podría haber sido peor.
Ahora no sé cómo pero imagino que podría haber sido peor. De algún modo.
Conclusión:
No se molesten. No es una obra ofensivamente mala como 50 sombras ni patéticamente mala como Acheron. Es sólo tonta. Es una novela tontita, así, inofensiva, chiquita. No le puede afectar a nadie debido a lo plana y sosa que es. Por ahí tiene pretensiones de ser algo más, pero es incapaz de ocultar su verdadera naturaleza: no vale nada.

Anuncios

6 pensamientos en “Mi lista negra literaria: 4_Hush hush

  1. Tenia tiempo que no leia algo de su lista negra literaria! 😀

    Por cosas como estas (ademas de 50 mierdas, Crepusculo y similares) le he perdido mucha fe al romance hetero, al punto de que yo sinceramente lo aborrezco y prefiero no leerlo justamente para no llevarme un chasco y terminar aventando el libro a una hoguera.

    Un besote.

    Me gusta

  2. Hola Candy, leí éste libro hace tiempo y llegué hasta el tercero de la saga pero por uno u otro motivo al final no lo terminé. Concuerdo contigo en que situaciones cómo la que pusiste tú ahí, cuando la amiga de la prota le quita importancia a la agresión hacia ésta son ilógicas y le quitan verosímilitud a la trama. Hay algunas partes que me daban ganas de tirar el libro por la ventana, así que no creo que termine de leer la mitad de Silencio que me faltó, (en el que Nora pierde la memoria entre otras cosas), y el último, pero no creo que me pierda de mucho.
    Y eso pues, buena reseña, estuvo más entretenida que el libro en sí.
    Saludos^^

    Me gusta

    • ¿Perder la memoria? Hombre, incluso cuando usaron eso en Korra creí que era patético pero que lo empleen justo en esta cosa… no, ya no hay salvación posible. No que antes hubiera tenido alguna, la verdad.

      Me gusta

  3. Menos mal que no leiste el segundo libro de la saga, te sangrarían los ojos jajaja. Nora se pone más histérica e insoportable, si cabe. Tiene un monólogo cada dos páginas, del estilo: “Odio a Patch, pero lo amo, pero él me está engañando, pero nuestro amor vale que lo intente, pero lo odio”. Ahhhhhhhh, no lo toleré.
    Descubrí hace poquito esta página, y planeo quedarme 🙂
    ¡Un saludo!

    Me gusta

  4. Yo simplemente evito el romance.
    El amor está ya tan idealizado y estereotipado, sea hetero u homo, que no tiene gracia leer nada de eso a menos que tengas la intención de alborotarte las hormonas (cosa que, al parecer, todas las adolescentes quieren, porque caen en las redes de miles de autores que escriben, básicamente, sobre el mismo tema con minúsculas variantes).
    Libros como 1984 o El Perfume, que carecen de este idealismo de amor y felicidad, son verdaderas joyas, que jamás serán olvidadas en la historia de la literatura, por su profundidad y novedad, mientras que libros como estos tienen una existencia efímera, que depende de cuanto tiempo más pueda satisfacer a la colectividad. Cuando esta dé el primer bostezo, obras de este tipo serán olvidadas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s