Par de micros

0

Escribí esto para una convocatoria de tema libre.

Esa es literalmente toda la razón. Hace tiempo que no hacía estas cosas, la verdad. Ya tocaba.

Romántico incorpóreo 

El fantasma veía al creador de maniquíes trabajar. Desde que perdiera su cuerpo, apreciaba con un especial agradecimiento los pequeños milagros como el sincero amor desperdigado en cada una de esas creaciones. En vida hubiera dado lo que fuera porque alguien le dedicara siquiera un poco de esa dedicación incondicional, por contar con esa devoción. Se la retribuiría y se alimentarían mutuamente. Sigue leyendo

“Una noche en Darkadia” (videojuego textual)

0

Esta vez usé Twine, de modo que cualquier persona con un navegador podría jugarlo.

Como regalo para mi bella thay{CVB}, le he preparado un videojuego adonde todo el chiste consiste en ser cliente de un club especial de BDSM. Hay dos finales posibles dependiendo de las decisiones tomadas por el jugador.

Link de descarga: http://www.4shared.com/document/SYi3pOUEba/Una_noche_en_Darkadia.html

Micky N°0 está oficialmente listo

1

La historia de este proyecto ha sido así: quería hacerlo un libro pero ay, no me lo podía imaginar como un simple libro por más que quisiera; quería hacerlo un comic pero ay, la artista a quien se lo pedí no podía; quería hacerlo un burdo visual novel pero ay, cada vez que intento hacer aunque sea un mero boceto de los personajes sale un mutante que tengo que borrar, hasta que finalmente me decidí por este formato: aventuras conversacionales, videojuegos de texto. Si escribir es todo lo que puedo hacer ahora, entonces lo usaré en mi ventaja.

Esta es la portada que realizó esa fantástica artista (Aylen Musumano) en su momento: Sigue leyendo

Una noche de exhibicionismo

1

El club podría haber estado silencioso si no fuera por el ocasional murmullo y alguna tos espontánea. Típico ambiente de teatro antes de una gran función y un cierto brujo todavía oculto por las cortinas hacía lo mejor que podía por no concentrarse demasiado en el hecho de que esperaban por él. La música empezó a sonar por los altavoces y sabía que esa era su señal para salir, pero Blackhorn todavía se tomó unos segundos para tomar un respiro y dejar que la bizarra situación fuera asimilada en su cabeza. Se tocó el collar maldito que lo había condenado a toda esa situación, sabiendo que la “W” del centro emitiría su brillo acostumbrado.

Sigue leyendo

El séptimo hijo

0

32480_all_013_05-etbBrothersDad

Género: terror.

En la radio se oía de vez en cuando la tonada pegadiza del último éxito pop del verano. Entre las letras acerca de lo sensual que era un hombre se alternaban las interferencias de sonido blanco y para cuando Pedro se adelantó para cambiar la estación, ya no había esperanza alguna de escuchar otra cosa. Oficialmente habían perdido contacto con la civilización.

Sigue leyendo

Tulpa. 9

1

portadatulpa

Capítulo 9: Sex doll

 

Cuando finalmente regresaron a casa con la paga recibida, Abi finalmente encontró el valor y la voluntad para hacer algo que había estado posponiendo por demasiado tiempo: llamar a sus padres y decirles que ya no estaban en la universidad. Como mencionar la expulsión llevaría inevitablemente llevaría a tratar de explicar la razón del mismo, Abi tenía planeado contarles acerca de una oferta de trabajo que se le había presentado y por la cual había renunciado a la universidad. No le iba a costar convencerlos de que de todos modos no disfrutaba con ninguna de las materias y no tenía absolutamente ningún interés en seguir la carrera. Sólo esperaba que eso lo pudieran tragar. Sigue leyendo

Tulpa. 8

1

portadatulpa

Capítulo 8: Trato de sangre

 

Abi estaba en una isla solitaria. El cielo lila tenía estrellas blancas de claras formas definidas. Estaba descalzo con la ropa con la cual se había ido a dormir y la arena no era arena, sino harina amarillenta que coloreaba las plantas de sus pies, dejando una estela cada vez que se movía sobre ella. No estaba solo, aunque todo sugería que debería estarlo para ir acorde con la metáfora de la persona egoísta.

Sigue leyendo